Trinchera teatral, cinco mujeres en Argentina

El barrio de San Telmo, en Buenos Aires, es desde hace un tiempo sede y hogar de la compañía Trinchera Teatral, formada por un grupo de actrices españolas encabezado por la riojana Susana Hornos y la alicantina Zaida Rico, dramaturgas y directoras escénicas. El proyecto de estas mujeres es certero, sentido y con toda la potencia propia de quien confía en su propósito: llegar a los ciudadanos y ciudadanas a través del teatro. Y así ha sabido reconocerlo el público latinoamericano, en particular el argentino, con su Trilogía Republicana, dos veces galardonada en los premios Teatro del Mundo de la Universidad de Buenos Aires. Tres obras independientes con un mismo hilo conductor: la  memoria histórica, la lucha y el exilio.

Trilogia-republicana

El pasado mes de enero estrenaron en la Sala Ultramar, y por primera vez en España, la primera pieza de este tríptico: Granos de uva en el paladar, una obra comprometida y poética que profundiza en la memoria histórica de nuestro país. La cara oculta de nuestra biografía desde la II República hasta la actualidad. Una propuesta arriesgada que repasa 80 años de Historia española, haciendo especial énfasis en los crímenes cometidos durante la dictadura franquista.

granos-de-uva-en-el-paladar-9

Granos de uva en el paladar

Ahora, en una segunda gira española, vuelven a Valencia –al Teatre El Musical– para presentar Pinedas tejen lirios, una reflexión sobre la violencia de género y la maternidad, que arranca de la figura de Mariana Pineda, la mujer que en 1831 fue condenada a muerte y ejecutada por bordar una bandera con las palabras Libertad, Igualdad y Ley. Es el punto de partida de una pieza teatral que habla de mujeres que luchan por sus ideas y sueños a lo largo de la Historia: en la Argentina de la dictadura, en la mexicana Ciudad Juárez y en cualquier lugar hoy en día.

Pinedas-tejen-lirios

Pinedas tejen lirios

Únicamente dos funciones: el sábado, 28 de noviembre, y el domingo 29.

Antes, hemos querido hablar con Susana y Zaida para conocer más detalles sobre su trayectoria profesional, su propuesta escénica y sus objetivos.

Cinco actrices españolas en Buenos Aires. ¿Huida profesional o aventura?

– Cada una de nosotras tiene su propia historia que contar al respecto de su llegada a Buenos Aires. En ningún caso tuvo que ver con la crisis española ya que la mayoría de nosotras fuimos mucho antes de que eso ocurriera (Susana se fue en el ’99 por primera vez, Zaida hace 8 años, Maday 5, Ana 2…) ni con una huida. Creo que a todas nos ganó la intuición. Todas nosotras hemos crecido enormemente en Argentina, que es ya sin duda nuestro segundo país en el corazón. Allí nos fuimos conociendo por proyectos, amigos en común… Cuando uno llega a trabajar a otro país, prácticamente “huye” de sus paisanos, pero de a poco, terruños, lenguajes y temáticas vuelven a unirte a tu país y vuelves a tener necesidad de este encuentro en la distancia; después vino el trabajo en común, la amistad y la fuerte apuesta por un proyecto tan querible y necesario para nosotras como es la Trilogía.

zaida-rico-susana-hornos

Zaida Rico y Susana Hornos

¿Cómo surgió la necesidad de recuperar la Memoria Histórica a través del teatro?

–  Desde el año 2008 creamos junto a otras compañeras españolas residentes en Buenos Aires, AEBA, una asociación de Actores y Actrices residentes en Buenos Aires. Dentro del marco de esa asociación llevábamos diferentes líneas de trabajo: por una parte una recuperación de los clásicos españoles (fue haciendo “La casa de Bernarda Alba” que Susana y Zaida nos conocimos), por otra parte una serie de lecturas dramatizadas de autores contemporáneos españoles… Un día Susana le dio unos cuentos que tenía escritos, y guardados en un cajón desde hacía mucho tiempo, sobre diferentes momentos de nuestra historia. Al leerlos, Zaida se emocionó muchísimo y los visualizó como obra de teatro. A partir de ese momento se constituyó la dupla Hornos-Rico. Ambas hicimos la adaptación teatral y creamos la dramaturgia de “Granos de uva en el paladar”, una obra donde se cuentan más de 80 años de la Historia de nuestro país. Siempre decimos que fue la distancia en el tiempo y en el espacio, hacer esa obra desde Argentina, la que nos dio la posibilidad de hablar de nuestra propia historia sin rencor, sin odio (con dolor, claro). El proceso de construcción de Granos de uva fue muy complejo y largo (un año de ensayos, cuatro meses de escritura), y nos sirvió para replantearnos muchas cuestiones no sólo teatrales, identitarias, sino también en relación a nuestras propias historias familiares. Lo que Granos de uva y la relación con el público nos devolvió se convirtió en nuestra Trinchera… nuestra Trinchera Teatral, la posibilidad de la militancia desde el escenario. Eso sí que lo aprendimos en Argentina.

zaida-susana

Zaida Rico y Susana Hornos

–  ¿El teatro, pues, es un buen medio para refrescar las memorias?

– Nuestra forma de hacer memoria, nuestro homenaje es siempre desde la emoción, desde el respeto, nuestra posición política está clara, no queremos un esfumato de nuestras ideas, pero la apuesta y la puesta es teatral, no didáctica, e insistimos, son historias humanas por encima de todo, sacar del olvido silencios que tanto daño han hecho; eso el público lo recoge desde el inicio, toma la posta y nos sigue con una generosidad y cariño tan hermosos de sentir… De ahí tantos años de continuidad, creemos, de ese abrazo conjunto que se produce.

Parece que Argentina está más concienciada al respecto…

– Todas llegamos a esa Argentina que comenzaba a hacer política de Estado en torno a la memoria. Todas tenemos en nuestro imaginario colectivo la imagen de Néstor Kirchner bajando el cuadro de Videla. O hemos visto como Centros de detención como la Esma (Escuela de Mecánica de la Armada) se han convertido en Centros Culturales. Evidentemente estar dentro de ese ambiente de recuperación te da más fuerzas para seguir hacia delante, para decirte que estás en un camino que otros labraron antes. Al estrenar “Granos de uva” pensábamos que iban a venir cuatro exiliados a vernos, que no iba a interesar allí o que incluso no se iba a entender. Pero nos sorprendimos al comprobar que la historia que contábamos en Argentina se universalizaba. Nos acompañaron las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, también las Abuelas, los Niños de la Guerra… Allí celebramos los 75 años del Bombardeo de Guernica, allí formamos parte de Teatro x la Identidad, allí pudimos hacer una función especial a fines de 2013 cuando pudieron desde España ir a declarar ante un juzgado a Buenos Aires personas como Ascensión Mendieta

detall-cartell-granos-de-uva-en-el-paladar

 ¿Cómo os afecta, viviendo allá, que vuestro país -supuestamente demócrata- aún hoy trabe las puertas de la información a los ciudadanos y ciudadanas, familiares de los represaliados y asesinados durante la dictadura franquista?

– Nos afecta viviendo afuera, es cierto, pero lo real es que si todas nosotras hemos apostado por zambullirnos en la Memoria desde nuestro lugar, que es el teatro, creemos que es por que ya, cada una, individualmente, tenía una conciencia política sobre lo que significó la Transición y el cierre en falso. Es indudable, que vivir en un país, donde la Memoria ha sido una política de Estado, nos ha avivado la llama y retado desde su lugar. Ojalá que acontecimientos como las elecciones actuales no tiren en el olvido, el ejemplo que ha sido Argentina en el mundo en materia de Derechos Humanos.

¿Y cómo fue la acogida en Valencia de ‘Granos de uva en el paladar’?

– Fue maravillosa. Tuvimos una pequeña-gran temporada de jueves a domingo en la Ultramar (sala que amamos y que llevaremos siempre en nuestro corazón) y se desbordó tanto de público que el domingo tuvimos que agregar una función más y hacer doblete… Nos acompañó un público muy caluroso que, en una sala tan pequeña y con la vibración de ida y vuelta que se produce entre escenario y platea, nos dio la sensación de ser abrazadas en cada función.

Y ahora volvéis esta vez al Teatre El Musical con la segunda parte de la Trilogía Republicana: Pinedas tejen lirios, un homenaje a Mariana Pineda para hacernos reflexionar sobre la igualdad de género, un tema todavía candente.

– Tristemente candente, así es. También el feminicidio, desde la aceptación con la cual estamos más de acuerdo, la de María Lagarde o Diana Russell: asesinar a una mujer por el hecho de ser mujer. Pero pese a la temática, “Pinedas” es una obra llena de esperanza, hemos hablado de la barbarie y la injusticia para oponerla a la lucha y a la fuerza de tantas mujeres y hombres, que apostaron y apuestan, cada día por la igualdad, por el reparo, por la lucha y la justicia. Pinedas es un agradecimiento a muchas Marianas.

pinedas-1

Pinedas tejen lirios

¿Ilusionadas por actuar en un teatro valenciano que, por fin, ha recuperado su calidad de espacio público después de tantos tejemanejes políticos y administrativos?

– Es un regalo muy grande ser parte de la programación de El Musical. Ser parte de la recuperación de un teatro tan emblemático para el barrio. Porque también ese teatro es una Trinchera, pensándolo insertado en el contexto que le envuelve, en la multitud de veces que han querido tirar el barrio abajo. El Cabanyal es un Patrimonio cultural y social de Valencia tremendamente importante y que tenga un teatro en el corazón de su barrio lo hace más importante todavía. Estamos deseando que llegue el sábado para poder disfrutarlo desde nuestro lado, el del escenario.

pinedas-2

– ¿Qué significa para vosotras mostrar vuestro trabajo en los escenarios españoles?

– Siempre hemos hablado de círculos que se abren y cierran con la Trilogía, desde el principio fueron fechas, lugares, personas que tenían y cobraban sentido por estar haciendo lo que estamos haciendo. Lo mismo ha ocurrido con estar en España. Estos últimos años hemos llegado a sentirnos incluso “en falta” por no estar en Sol, no estar en las Plazas de España, no pelear contra la Ley Mordaza en las calles… y entonces nos dimos cuenta que la Trilogía es nuestra forma de militar, de defender nuestros derechos, de reconciliar… ahí nos faltaba España. Ha sido indiscutible la savia que ha supuesto argentina, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S, Fundación Anahí… pero nos faltaba España.

¿Os molesta la etiqueta de ‘teatro político’?

– ¡Para nada! Somos seres políticos. La política está en todas partes. Y, como ya hemos dicho en varias ocasiones, esta compañía se creó en un país donde no hay miedo a la “militancia política”. Es desde ese lugar que la compañía pasó a llamarse Trinchera Teatral. Es porque otros han luchado (y siguen luchando) que nosotras recuperamos ese camino desde las tablas. Es un orgullo muy grande poder hablar de ciertos temas a ambos lados del océano. Algo que sí que es muy importante es que para nosotras aunque sea “teatro político” no tiene que haber “bajada de línea” (utilizamos aquí una frase muy ‘argenta’). El escenario no está para decir qué es bueno y qué es malo, o contar historias oficiales (que ya hay demasiadas) sino para plantear preguntas y reflexiones. Eso es algo que siempre hemos intentado cuidar mucho con nuestras tres obras tanto desde la dramaturgia, como desde la dirección e incluso desde la actuación.

susana y zaida

Zaida Rico y Susana Hornos

¿Y Auroras? ¿Qué podéis contarnos sobre la obra que completa la bandera de la Trilogía Republicana?

– Siempre decimos que una obra parió a la otra, “Pinedas” nació de toda la investigación que hicimos durante los ensayos de Granos de uva en el paladar, sobre mujeres españolas, argentinas, chilenas que dieron su vida por creer en sus ideas. Tanto en “Granos de uva…” como en Pinedas, el público nos contaba al final de la función historias personales, la mayoría de las veces, hijos, nietos de exiliados, o exiliados mismos. Así que a Auroras no solo la parieron la primera y segunda parte de la Trilogía sino el público. Decidimos que hablar de la República era también hablar de exilio. Y apostamos por la niñez, como en su día dimos voz a las mujeres, sentíamos eran los niños, la parte más vulnerable de cualquier exilio. Respecto al proceso de creación, partimos de nuevo, como en Granos de uva en el paladar, de tres cuentos de Susana Hornos, para después… volar.

auroras

Auroras

–  Trinchera Teatral trasladará su cuartel a España algún día?

– De hecho, ahora estamos volviendo. Esta pequeña gira que hemos organizado para despedir el 2015 es nuestra vuelta a los escenarios españoles. El fin de semana pasado fue con la Trilogía al completo en el Teatro del Mercado de Zaragoza, este fin de semana lo es con Pinedas en Valencia y durante todo el mes de diciembre estaremos tres semanas en la Sala Mirador de Madrid (del 3 al 20 de diciembre, cada semana con una de las obras de jueves a domingo). Y esperamos que 2016 nos encuentre con muchos teatros y muchas ciudades españolas. Son tiempos de cambios y de repreguntarse muchas cuestiones (a nivel de país, de política, de memoria, de identidad) y nuestra forma de hacerlo es con estas obras. El ida y vuelta entre España y Argentina está abierto (lo estará para todas por el resto de nuestras vidas) y esperamos volver pronto para aquel Sur, para seguir haciendo funciones, porque amamos mucho al público argentino. Pero ahora el tiempo de la Trilogía está en España. Ojalá el público español nos acompañe.

Trinchera teatral, cinco mujeres en Argentina
Entrevista a Zaida Rico y Susana Hornos, directoras de la compañía
Texto: Vanesa Martínez Montesinos | Fotos: Trinchera teatral
© Afán de Plan 2015