Hablamos con Alberto San Juan sin pelos en la lengua

«Yo nací en 1968, a finales, y unos meses más tarde, en el verano, Francisco Franco dijo: “Cuando por ley natural mi capitanía llegue a faltar, inexorablemente tiene que faltar algún día, es aconsejable la decisión que hoy vamos a tomar, que contribuirá en gran manera a que todo quede atado y bien atado para el futuro”. Y junto a estas palabras nombró sucesor suyo a Juancar, al rey de España. Y Juancar les dijo ese mismo día, en el verano del 69: “Recibo de Su Excelencia, el Jefe del Estado, el Generalísimo Franco, la legitimidad política surgida el 18 de julio de 1936. Le aseguro que mi pulso no temblará para hacer cuanto fuere preciso en defensa de los principios que acabo de jurar”.

Muchos años más tarde (hace unos meses), llamo a uno de los directores de casting más conocidos de este país, más importantes, y le digo: “Eh… Oye, mira, te hablo con sinceridad: estoy muy tirao, muy tirao. No tengo nada y si pudieses conseguirme lo que sea… Me da cierta vergüenza pedírtelo, pero… aunque sea algo pequeñito para salir del paso (… ).

¿Y si Juancar tiene algo que ver con que yo ya no tenga nada?»

(ALBERTO SAN JUAN: AUTORRETRATO DE UN JOVEN CAPITALISTA ESPAÑOL)

L’actor Alberto San Juan, membre fundador de la companyia Animalario, torna a València per a presentar en solitari aquesta obra que ens mostra, des de l’humor, la seua visió més crítica de la nostra actualitat i la nostra Història. Podreu veure-la al Teatre Micalet els dies 17, 18 i 19 d’octubre.

Uns dies abans de l’estrena, parlem amb ell.

– ¿Ha tenido Juancar algo que ver finalmente?

– Parece que mucho. Da la sensación que Juan Carlos es la clave de bóveda de un sistema, el surgido de la Transición, del que, cuánto más sabemos, más corrupto lo encontramos. Habrá que seguir investigando, pero podríamos encontrarnos con que este señor es el mayor comisionista de este país. También podríamos encontrarnos con una gran responsabilidad suya en el 23F o, por ejemplo, con que estaba informado de las actividades de los GAL incluso antes de que empezaran sus acciones criminales. También podríamos encontrarnos, habrá que investigarlo, con que se lucró gracias a la primera guerra del golfo, vendiendo su colaboración para que España colaborase militarmente. De ser cierto, se habría lucrado gracias a la muerte de miles de personas. Forma de lucro, por otra parte, connatural al capitalismo.

– ¿Esta propuesta nace de la necesidad de dejar clara la verdadera herencia que le tocó en desgracia a este país, la del franquismo?

– Yo no dejo nada claro en el espectáculo. No soy un especialista. Soy un ciudadano que se hace preguntas. Y como soy actor, lo hago sobre un escenario. Me pregunto, angustiado, ¿en qué medida lo que hoy sufrimos resulta del diseño social consensuado por las élites durante la transición a espaldas de los ciudadanos y siguiendo las directrices de poderes antidemocráticos de dentro y fuera de este país? ¿En qué medida ese diseño social suponía una continuidad con la razón de ser de fondo del franquismo, es decir: la protección de los enormes intereses de esa minoría que tiene grandes intereses?

– Pregunta obligada: ¿es un autorretrato tuyo verdaderamente?

– Todo lo que digo de mí es radicalmente cierto.

– ¿Podríamos etiquetarla como una comedia social?

– Prefiero que no la etiquetemos.

– ¿La risa es revolucionaria?

– La risa es vida, la vida es revolución. Toma ya.

– ¿Cómo es la muerte por incultura?

– De aburrimiento.

– Profesionalmente, ¿qué sector percibes más afectado: el cine, el teatro o la televisión?

– Teatro, cine y televisión.

– Formaste parte de la producción cinematográfica “El amor no es lo que era”, del cineasta valenciano Gabi Ochoa. ¿Cómo fue la experiencia?

– Maravillosa. Gabi es un ángel. Y pronto estrenará una obra en la cooperativa Teatro del Barrio, en Madrid, donde yo trabajo. “Las guerras correctas”, sobre los GAL.

– Y muy pronto, en el Teatre Micalet con “Autorretrato de un joven capitalista español”. ¿Con ganas de volver a conversar con el público valenciano?

– Siempre.


Afán de Plan © 2014